Rodolfo Sorondo. Paredes que hablan. Museo Sívori

Rodolfo Sorondo. Paredes que hablan. Museo Sívori

Rodolfo Sorondo. Paredes que hablan. Museo Sívori

 

Paredes que hablan, una muestra de Rodolfo Sorondo

El Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, dependiente de la Dirección General de Museos, anuncia la inauguración de la muestra Paredes que hablan, del artista Rodolfo Sorondo, el sábado 14 de septiembre a las 12 hs. en su sede de Av. Infanta Isabel 555, frente al puente del Rosedal de Palermo.

La muestra podrá visitarse de martes a viernes de 12:00 a 20:00 y sábados, domingos y feriados de 10:00 a 20:00 hs.

Entrada: $5. Miércoles y sábados: gratis.
.

Paredes que hablan reúne varios paneles con una decena de gigantografías que reflejan las obra mural del artista, un banco gaudiano y varias pinturas realizadas con técnicas mixtas.

Reconocido arquitecto y muralista, Rodolfo Sorondo es un artista que involucra problemáticas sociales, tradición rioplatense y el imaginario de la niñez, todo conjugado sobre superficies murales. Sus trabajos contribuyen a darle contenido verdadero al paisaje urbano de la Argentina e impulsan un modo popular de concebir la arquitectura. Como muralista ha realizado obras en Buenos Aires y Montevideo, en trencadís de azulejos partidos, venecitas y mosaicos contando con la inclusión de importantes piezas de cerámica hechas por la ceramista Teodolina García Cabo. El método “trencadís”, inventado por los modernistas catalanes y de uso frecuente en Cataluña y Valencia, consiste en ir dibujando sobre la superficie con fragmentos de cerámica de distintos colores.
“Rodolfo Sorondo construye su propio imaginario con leyendas e historias, juega un juego donde formas y colores, antes que sepamos a qué se refiere, ya nos impone un mundo de contrastes y formas contundentes que, más allá de lo interpretativo, forman su
propia leyenda y su propia historia”, señala Raúl Santana.

Artista, maestro, profesor, Sorondo es un narrador de historias que transforma su universo atravesando distintos ámbitos. El resultado final de su trabajo es, de alguna manera, insospechado y depende de muchas manos anónimas y materiales que van sumándose de manera casi imperceptible. Por caso: “El puente del ferrocarril ya lleva décadas cruzando a escasos dos metros la Cañada de Juan Ruiz, en Morón, provincia de Buenos Aires. Más arriba (bastante más arriba) hay un puente para los automóviles. El conjunto compone un panorama piranésico pero ahora a los pies del viejo puente ferroviario, por donde camina la gente, todo luce renovado. Está a punto de inaugurarse un mural donde en su particular estilo murario el arquitecto Rodolfo Sorondo cuenta la historia de Morón en cuatro etapas: Tiempos antiguos, La colonia, El progreso y Tiempos modernos. Los vecinos, primero escépticos, fueron ganando confianza poco a poco. Ahora, contentos, contribuyen con ideas y aliento”, escribió hace seis años Miguel Jurado (Clarín, abril de 2007).

Rodolfo Sorondo. Paredes que hablan

Rodolfo Sorondo. Paredes que hablan

Sobre el artista

Nacido en Buenos Aires, Rodolfo Sorondo cursó la carrera de Arquitectura en la UBA mientras trabajaba en el ferrocarril Sarmiento. Allí entró en contacto con una forma de encarar el “proyectar” que no era considerada en la facultad. Se recibió de arquitecto en 1967 con una visión crítica acerca del aislamiento del ámbito acádemico respecto de la realidad y las necesidades de la sociedad argentina de la época.

Durante un breve lapso formó parte del estudio Aftalión-Bischof-Sorondo-Vidal, y en 1968 obtuvo una beca del Fondo Nacional de las Artes para estudiar la arquitectura espontánea en Cuyo, desempeñándose también en la Dirección de Arquitectura de Mendoza. De aquella experiencia surgiría esta reflexión del artista: “Todo lo que había aprendido en la Facultad estaba relativizado por toda esta arquitectura popular que es muy sabia (…) Fundamentalmente, respondía a problemas concretos de sus lugares y de su forma de vida. Encontré viviendas rurales y urbanas adecuadas en todo sentido, no sólo en relación al clima y los materiales disponibles. Eso me hizo reflexionar sobre si era válido lo que venía haciendo”.

De regreso a Buenos Aires, trabajó en los estudios de Mario Roberto Álvarez y Dujovne-Hirsch (1970 a 72), hasta que formó su propio estudio: Do Porto, Escudero, Sorondo y Asociados, vigente hasta 1982. En 1983 se asoció profesionalmente con Jaime Uriburu. En 1984, con el regreso de la democracia, fue elegido titular de la cátedra de Diseño Arquitectónico (Frangella-Sorondo) en la FADU – UBA, que funcionó hasta 2005. También desarrolló actividad docente en la Universidad de Belgrano. Además, expuso su arte en distintas galerías e ilustró numerosas publicaciones. Hoy día se dedica específicamente a la realización de murales.
.

Ubicación geográfica del Museo de Arte Eduardo Sívori, Horarios y medios de contacto:

Museo de artes plásticas Eduardo Sívori

Museo de artes plásticas Eduardo Sívori

Deja un comentario


tres × 3 =